ENTRA EN MI MUNDO MAGICO


viernes, 26 de marzo de 2010

LA ROSA DE JERICO



Su nombre significa:

Anastática, del griego - anastasis -, resurrección .
Hierochúntica, del griego - hiero -, sagrado .
La Planta Sagrada de la Resurrección

Peregrina del desierto, viajera incansable y solitaria, La Rosa de Jericó, que inspiró una leyenda, es un preciado amuleto que se utiliza para bendecir los hogares ahuyentando las malas influencias y atrayendo la paz, el poder y la abundancia al mismo. Confiere suerte en los negocios, habilidad en el trabajo, ofrece salud, fuerzas, felicidad y, sobre todo, tiene la propiedad de trasformar las energías negativas en positivas en el lugar donde se encuentre. Creyentes y no creyentes de todo el mundo reconocen sus beneficiosos efluvios.

Cuenta la leyenda que, cuando Jesús se retiraba a orar al desierto, la Rosa de Jericó, arrastrada por los vientos, se detenía dulcemente a sus pies y, de madrugada, después de abrirse con el rocío de la noche, ofrecía al Maestro las gotas de agua de sus ramitas. Jesús las tomaba con las yemas de sus dedos, llevándolas a los labios para calmar su ardiente sed. Conmovido, la bendijo.

Extendida esta leyenda con el paso de los años a otras naciones y otros continentes, diferentes etnias han considerado la Rosa de Jericó como Flor Divina, reconociéndola, además, como portadora de beneficiosos efluvios. Coinciden también muchas ramas del mundo esotérico en atribuirle especiales propiedades, acogiéndola como el talismán vivo más escaso y deseado.

En muchos pueblos de la tierra se cree que quien adopta y cuida una Rosa de Jericó atrae para sí mismo y para los suyos, paz, fuerza, felicidad, suerte en los negocios, energías positivas, habilidad en el trabajo y bienestar económico; propiedades incuestionables que el mundo esotérico admite como verdaderas y valoran a esta planta como un valioso amuleto. Tales son sus cualidades, que en muchas ocasiones llegaron a pagarse sumas considerables por poseerla, ya que es una planta muy difícil de encontrar.

Constituye una especie única, oriunda de Siria. Prolifera en los desiertos de Arabia, Egipto, Palestina y las riberas del Mar Rojo, sin embargo no crecen en la ciudad de Jericó. ¿Por qué se llama entonces Rosa de Jericó?. Se dice que aproximadamente durante el segundo milenio antes de Cristo, comerciantes y hacendados de esta ciudad la traían desde otros lugares lejanos como un poderoso amuleto que utilizaban para bendecir sus casas y sus negocios. Durante esta época la ciudad de Jericó se encontraba sumida en un gran esplendor, la planta adquirió cada vez más fama y terminó por adoptar el nombre de la ciudad que con tanto ardor la acogió.
Es una planta con pequeñas flores blancas que no suele alcanzar los quince centímetros de altura. Cuando ha florecido, las hojas caen y las ramas se contraen curvándose hacia el centro hasta que toma una forma globosa. En esta fase de su desarrollo el viento del desierto las arranca del suelo y las arrastra a su merced convirtiéndolas en eternas viajeras que se desplazan por estepas y desiertos de otros países y continentes sin respetar fronteras. Tal vez este persistente caminar inspiró la leyenda de Jesús en el desierto. Pueden permanecer cerradas y secas durante muchísimos años hasta que la humedad o el contacto con el agua vuelve a abrirlas haciendo que recobren su frescura y su belleza. Es entonces cuando extienden de nuevo sus ramas, abren los frutos y dispersan las semillas, como si volviesen a nacer. Por eso también se la conoce como "planta de la resurrección".

Viajera incansable del desierto, solitaria y andarina, venerada y exaltada, La Rosa de Jericó despierta cada día de su letargo milenario para regalarnos su frescura, para ampararnos, para hacer renacer en nuestras vidas la lozanía y, sin pedir nada a cambio, sólo requiere de nosotros un mínimo cuidado.

Es muy fácil conservar y mantener una Rosa de Jericó. Sólo necesita agua limpia y una temperatura no excesivamente alta.

CONTINUARA.....


8 comentarios:

Mercè dijo...

Es muy bonito tu articulo. un abrazo Mercè

CORAZÓN VERDE dijo...

Es precioso lo que hoy nos has regalado con este escrito gracias luna, un abrazo te deso un fin de semana maravilloso y una hermosa semana santa, un abrazo

Gloria dijo...

Querida Luna,me ha encantado leer la historia de la Rosa de Gerico.

Te diré que tengo una que me compré hace años en una feria y la tengo guardada en un cajón. Asi seca no tendrá las mismas propiedades verdad?

Un abrazo!!!

Madreselva dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada,hace años tuve una de estas rosas.Espero la segunda parte de este interesante tema.
Abrazos.

Gloria dijo...

Gracias querida Luna por atender a mi consulta. Hare lo que me dices.
Un abrazo!!

Ana Moreno dijo...

Es una historia muy interesante. Espero la segunda parte

cristal de uma mulher dijo...

Mi linda amiga tudo es mui lindo y magico aqui..
Gracias por tu cariño y tenga una feliz pascos con besos de cristal

toñi dijo...

Me ha encantado saber la verdadera historia de la Rosa, Antes la conocía de oídas y ahora me encantaría conseguir una. Tu sabes donde conseguirla?

Un beso